Caminos entre la modernidad y el atraso

Rosa Leonor Zapata Guerrero

A Cartagena de Indias, Colombia y Madrid, España no solo los separa 8.040.62 kilómetros de distancia, también lo hace el sistema de transporte público.

A las 6 de la mañana estoy lista para bañarme, arreglarme, desayunar y salir al mundo. Camino dos cuadras para llegar al lugar donde cojo mi buseta, no es un paradero ni una estación, es un andén. Aquí en Cartagena aún se cogen buses donde te apetezca.

Para parar mi buseta –como estoy en un andén– pongo mi brazo horizontalmente frente a mí y lo agito de arriba hacia abajo hasta que pare la buseta –si es que quiere parar– y no, no tengo Parkinson, aunque parece que sí; procedo a subirme en el ‘microondas’ (Microbus) rodante y a darle los 2.000 mil pesos colombianos (67 centavos en dólares) al sparring (auxiliar de transporte, el cual se encarga de recoger el pasaje y se coloca en la puerta para gritar hacia donde se dirige el vehículo).

Con mi mirada recorro la buseta para buscar una ventana y sentarme ahí. De no encontrar, me resigno a sentarme donde pueda y con la mirada hacia arriba rezo porque no me muera de calor en el transcurso de 40 minutos de mi casa a la Universidad Tecnológica de Bolívar (UTB) donde estudio comunicación social.

Entre Madrid y Cartagena hay siete horas de diferencia. Mientras Jennifer Sánchez se levanta a las 6 de la mañana, acá en Cartagena estamos durmiendo. Ella no desayuna, se viste y se arregla para ir hacia la Universidad Carlos III de Madrid donde estudia doble grado de periodismo y comunicación audiovisual. Para ir a su universidad saca su tarjeta de la cartera y la pasa con delicadeza por el torniquete del metro de Madrid.

La capital de España cuenta con 330 estaciones de metro, en las cuales están incluidas 12 líneas, 1 ramal y 3 líneas de Tranvía. Estas estaciones cuentan con 2.310 vagones para el desplazamiento, según la página oficial de MetroMadrid.es.

La situación en Cartagena es diferente. Aquí lo más moderno es el Transcaribe, un sistema integrado de transporte masivo con buses modernos, aire acondicionado, carriles exclusivos y estaciones de parada. Existen 17 estaciones, pero solo 12 están en funcionamiento. Hay 152 buses que van a una velocidad máxima de 60 km/h, a los que a diario se suben aproximadamente 100.000 pasajeros, aunque no llega a todos lados.  A mi casa no llega.

Según el diario ElPais.com en Madrid casi el 85% de la población se mueve en transporte público. Dentro del transporte público se encuentra el Metro de Madrid, Cercanías Renfe (trenes) y la red de autobuses de Madrid (EMT). También hay gente que utiliza el servicio de bicicletas públicas de Madrid, BiciMad.

BiciMad es un servicio de bicicleta. Para poder utilizarlo es necesario registrarse previamente en la página web (www.bicimad.com) con recargas mínimas de 10 euros, o reclamar una tarjeta de uso máximo de 5 días como usuario ocasional por el valor de 150 euros, a través del tótem de la estación, según la página de BiciMad.com.

De otro lado, en Colombia, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), 34.004 personas se desplazan por día en transporte público en Cartagena de Indias. Los medios de transporte en Cartagena son el Transcaribe, Busetas tradicionales, Mototaxi, Microbús y Taxis. El Mototaxi es el medio de transporte –ilegal– que más utilizan los cartageneros porque es rápido y barato, aunque es peligroso porque muchas de las personas que manejan no cumplen las normas.

A diferencia de Cartagena, “el transporte público en Madrid es muy cómodo, y si eres menor de 26 años también es muy barato. Disponemos de una tarjeta personal, con nuestra foto, numeración y un código Bidi (matriz de datos), que nos permite cargarla mensualmente y con ella podemos utilizar toda la red de transportes públicos de Madrid que se componen de metro, ercanías Renfe y autobuses. Los viajes son ilimitados a lo largo de todo el mes’’, dice Jennifer Sánchez. En Cartagena venden la tarjeta del Trancaribe en plástico, la cual tiene un valor de 4.000 pesos colombianos. Este valor solo aplica para esos buses, no para la micro, el taxi o el Mototaxi.

En Cartagena, si viajas en una buseta sueles ir apretado, con mucho calor por las fuertes temperaturas de la ciudad (30 grados –no tienen aire acondicionado–), con la música que quiera poner el conductor y con el miedo a ser robado en cualquier momento. Mientras que en el metro de Madrid se puede leer, escuchar música o ir conversando. La mayoría de tramos que cubre la red de transportes de Madrid tiene cobertura móvil por lo que puedes revisar tu correo y ojear periódicos online o ver videos.

Mientras me subo en la buseta para ir a la universidad, sudo y muero de calor, sueño con algún día tener un sistema de transporte igual o parecido al de Madrid, o que por lo menos el Transcaribe llegue a mi casa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: